Thursday, May 1, 2014

El inicio de la comunidad de Montenegro: un grano de mostaza


Germán Le Baut sscc, provincia de PERÚ


Nuestra comunidad de Montenegro, distrito de San Juan de Lurigancho, provincia de Lima, se fue armando de uno en uno. Primero vino el nuevo Párroco, Paulino, para hacer la transición con los padres columbanos, a los que acompañó desde noviembre 2013 en los fines de Semana. Luego de la despedida de los padres columbanos y al mismo tiempo la acogida de la Congregación de los SSCC.; Paulino e Hilario, se instalaron en la casa parroquial, que se encuentra a diez minutos a pie de la primera capilla, que de hecho es la principal. Luego vino el padre Germán una vez operado de la catarata. Los profesos Brian y Germán llegaron en marzo después de la misión en Huaripampa en Jauja.

Así que desde el 9 de marzo estamos todos viviendo en la casa parroquial, que es una casa de barrio, a media cuadra del colegio Fe y Alegría N°37, a dos cuadras del eje principal de la prolongación de la Avenida Wiesse, eje central del distrito. Como tenía solamente tres cuartos se hizo otros tres cuartos en el segundo piso. Lamentablemente los trabajos siguen hasta hoy y no estamos en las mejores condiciones para descansar ni trabajar, pero es parte de la instalación. Esperamos que para Pascua estemos reubicados y más tranquilos y con capacidad de recibir visitas.
Hilario, Paulino,Brian, Germán Le Baut y Germán H.
 El domingo ya viene uno de nuestros postulantes que va a trabajar con el equipo de confirmación, que nos parece importante fortalecer frente a la ausencia de una pastoral juvenil bien estructurada. Ya Bryan y Germán Huanca han tomado contactos con los animadores y están preparando nuevos animadores, que después se repartirán entre las capillas principales, sea más o menos un tercio. Su quehacer diario es una rutina que empieza a la 6,30 para subir al ómnibus que los lleva al ISET en un tiempo más o menos largo, de pie a veces. Estarán de vuelta a las tres para el almuerzo.

Mientras Paulino se va a la oficina del economato provincial dos veces a la semana, Hilario sigue redactando su tesina a manera de cuaresma prolongada en las mañanas, y está a la disposición del público en la tarde, lo que lo distrae de su preocupación de superior de la nueva comunidad. Ya conoce todos los sitios estratégicos para coger motocares y colectivos y ser así el chasqui de los Jica.

Capilla de Motupe
Con la cuaresma los grupos parroquiales se ponen en marcha, gracias a las diversas religiosas que los acompañan. Paulino como párroco se ha hecho cargo de las capillas de los sectores de Motupe y Montenegro, tres grandes capillas y unas pequeñas en los cerros circundantes. Unas son todavía simple locales multiusos: comedor, biblioteca, taller y siempre con poca gente y a veces con una sola responsable. Es la parte que termina el distrito de San Juan de Lurigancho, que debemos atravesar para llegar al centro de Lima en un tiempo que va de una hora hasta cerca de dos horas, a pesar de la movilidad abundante, 45 líneas...

Despacho parroquial de Jimarca
El padre Hilario se hizo cargo de la parte baja de Jicamara, que colinda con Montenegro. Este parte pertenece a otra provincia, Huarochirí, y es un simple anexo, pero con una agencia municipal del distrito de San Antonio. Le toca 9 capillas con una principal, Santísima Trinidad, que colinda con el futuro hospital, el mercado y la agencia municipal. Germán se hace cargo de las capillas más lejanas por ser el único que maneja carro. La última capilla está a 12 kms de nuestra casa, pero la gente ya a comenzado a invadir varios kms más. Cada asentamiento se ha organizado a medida de su llegada, sin tomar en cuenta a los anteriores. Lo único que les une es la precariedad de la tenencia de la tierra. Nadie es propietario de su lote por ser terreno de la comunidad campesina de Huarochirí, cuyas tierras son inalienables. En ausencia de estado y de reforma urbana, mafiosos se han declarado directivos de la comunidad campesina y venden y revenden los terrenos a su antojo, La municipalidad sólo puede dar constancia de posesión para un año.

El último avatar de esta situación se ha terminado con la matanza del hijo del alcalde de San Juan de Lurigancho, que considera que la mayor parte de Jicamara es en realidad parte de su distrito según los limites indicados en el decreto de creación del distrito y por tanto tiene derecho a disponer de los terrenos o a cobrar cupos. La aparente negativa del hijo del alcalde de compartir con otros mafiosos le fue fatal. Jicamarca es un paradigma del Perú informal, donde se nace, vive y muere de otra manera, otro sendero, cada día más peligroso para unos y ventajoso para unos cuantos. 

Jóvenes de la parroquia
Así que además de las distancias, tenemos pocos residentes a pleno tiempo. Estos últimos salen a las 5 am para regresar a las 11pm. Muchos son simplemente gente que viven en otros lugares y se instalan para poder revender su terreno unos años más tarde mucho más caro. Son residentes de fin de semana o en días de faena comunitaria.

Otra dimensión de nuestra pastoral: somos parte de la diócesis de Chosica, que es la diócesis más planificada por su obispo Norberto Strottmann. La parroquia no entró mucho en esta planificación, pero quedamos sorprendidos por la cantidad de reuniones que eso supone y por el modelo de iglesia que está detrás de esta propuesta planificadora. Hemos pasado más tiempo en esas reuniones entre las diocesanas, vicariales y parroquiales que en visitar la gente. La planificación es imperativa y la realidad de resistencia pasiva. La colaboración de los párrocos es más de sometimiento pasivo y unos pocos, de creatividad local.

Hemos sido muy bien recibidos por todos los agentes pastorales encontrados, especialmente por las religiosas. Y quedamos agradecidos a los padres columbanos por todo lo que han hecho tanto en infraestructuras como en formación de la gente. Por otra parte sentimos que se debe pasar a otra etapa tanto en los locales, con menos aporte del exterior y más colaboraciones de la mismas comunidades, como en lograr una nueva generación de agentes pastorales con menos tiempo y dedicación pero con mayor llegada a una nueva generación poco evangelizada, hasta con la religiosidad popular, que los volverá a marcar más, pasando los años.

Vamos a estar ocupados entre formar pequeñas comunidades con equipos de varios animadores y acompañar una pastoral popular que quiere sacramentos en fiestas o bendiciones para aniversario de sus instituciones.
Agentes pastorales de Guadalupe
Templo Cruz de Motupe

La extensión del espacio y la complexidad de las situaciones invitan a hacer una propuesta modesta y al mismo tiempo muy variada en su contenido y en sus expresiones, De momento intentamos descubrir la realidad, celebrar y proponer la perspectiva del “Gozo del evangelio”, que es una notable interpelación. De momento somos solamente un grano de mostaza.  



No comments:

Post a Comment